viernes, 30 de diciembre de 2011

Adaptando a Eire al Jet Lag

Je,je, a nosotros nos cuesta, sí, pero los niños... se vuelven locos.
Bueno, lo primero que tengo que aclarar es que yo pensaba que iba a ser aun peor, y que al final no ha sido para tanto, pero aún así...
Nos ponemos en situación: nos levantamos a las 3:30 h, nos pegamos 12 horas de avión, más cinco horas de coche. A lo que hay que sumar las 6 horas de diferencia que hay en la costa este de Estados Unidos con respecto a España.
Cuando ella se quedó dormida a las 9pm allí, eran las 3 am en España. Claro, a las 4 de la mañana se despierta y ya no quiere dormir más, quiere jugar, ir a desayunar... para ella son las 10 de la mañana. Conseguimos que se quede en la cama tumbada una hora más, pero sin volver a dormirse.
Bueno, al día siguiente se levantó a las 5, el siguiente a las 6... en cuatro días mi campeona ya había cogido el ritmo. Bien por Eire.
Pero ahora llega la hora de regresar a España y ahora la cosa cambia... el primer día se duerme muy bien a las 10 de la noche (las 4 de la tarde en USA) . Y la tía se despierta a la 1 de la mañana pidiendo bajar al parque y la merienda... vamos, que para ella fue como una siestecita de tres horas y para arriba...
Nosotros, que ya teníamos que trabajar a la mañana siguiente, intentamos convencerla de que es de noche y hay que volver a dormir, pero ella no lo tiene nada claro y se tira dos horas con una marcha en el cuerpo que pa qué.
Finalmente se duerme a las tres y pico de la mañana y nosotros aprovechamos las cuatro horitas de sueño que nos quedan por delante.
Bueno, a la ida en cuatro días estaba adaptada al horario de Estados Unidos... a la vuelta tardó ocho días en dormir toda la noche seguida!!!! Cada vez que la oíamos llamarnos a las tres de la mañana por que quería merendar o ver una peli o bajar al parque... nos daban ganas de saltar por la ventana.

Así que ¿cómo ayudar a los niños a afrontar el jet lag? Con mucha paciencia y mucho café.



Nueva York 2011

Diario de NY.

Jueves 13 Octubre.
Nos levantamos y recogemos la habitación corriendo. Estamos ansiosos por llegar a la ciudad. Yo propongo desayunar en el hotel pero Joaquín no quiere esperar ni un minuto para llegar a Manhattan, así que llamamos un taxi desde la recepción del hotel y esperamos en la puerta. La chica de recepción nos dice que serán unos 70 dolares, lo que nos parece muy caro, pues la tarifa desde el JFK es de 45 dolares, y Newark está mucho más cerca, pero bueno, es lo que hay.

El taxista es de ecuador y vamos charlando con él todo el camino, nos explica muchas cosas interesantes de la economía y el modo de vida del extrarradio de Nueva York. Pillamos un poco de tráfico pero en media hora estamos en el Dowtown localizando el Marriot. El taxista nos deja en la puerta y nos dice que son 90 dólares... le miramos sorprendidos y le decimos que creíamos que eran 70, y nos dice que es eso más los peajes. Nos quedamos mudos pero pagamos, claro, ¿qué vas a hacer?

Un poco enfadados por el sablazo nos vamos a recepción a hacer el check in. El hotel nos encanta, es una pasada, muy bonito y muy lujoso. No esperábamos que fuera tan impresionante. El Marriot Downtown ( http://www.marriott.com/hotels/travel/nycws-new-york-marriott-downtown/ ) nos costó 140 euros por noche en una oferta que pillamos con hoteles.com, que es muy barato para el tipo de hotel que es (de hecho la tarifa oficial es de 800 dolares la noche!!). En recepción un botones nos coge las maletas y nos acompaña hasta la habitación. Se queda esperando la propina, y le damos 10 dolares.

La habitación es enorme, preciosa, con una cama king llena de almohadones, una chaise longe frente a la ventana, un baño alucinante... estamos en la planta veintiséis y desde nuestra ventana hay buenas vistas de la zona cero y las torres nuevas, que están sin terminar. Otro botones nos trae la cuna de la niña, y se queda también esperando la propina. A este le decimos adiós y punto, que son las nueve de la mañana y llevamos ya cien euros gastados como el que no quiere la cosa. Y aún sin desayunar.

lunes, 24 de octubre de 2011

Estados Unidos costa este y Canadá 2011

Un viaje original y diferente.

Aventureros: Joaquín, Miriam y Eire.
Duración: 30 de septiembre a 17 Octubre.
Estados recorridos: Nueva York y Vermont en Estados Unidos. Ontario y Quebec en Canadá.

Introducción: Fue dificil decidir el recorrido de este viaje. Queríamos disfrutar de los paisajes otoñales de la costa este, por que cuando la visitamos por primera vez en 2005, no tubimos mucho tiempo de disfrutar de la naturaleza, ya que nos centramos más en las ciudades. Pero todo lo que vimos de pasada entre ciudad y ciudad nos pareció precioso, los bosques de colores, los lagos... Además viajamos con nuestra hija de 2 años, por lo que no podíamos permitirnos desplazamientos demasiado largos, para que no fuera demasiada paliza para la niña. Entonces me topé en el foro de los viajeros con el diario de jp177 "la caída de la hoja de Vermont", y la idea tomó forma. En pocos meses, la ruta estaba definida y ha sido todo un acierto, hemos venido encantados.



lunes, 23 de mayo de 2011

Valonia, Bélgica

Bélgica es un país precioso lleno de cosas interesante para visitar, pero casi todo el mundo que va a Bélgica se limita a recorrer el norte del país, Flandes, donde ciudades como Gante, Brujas o Amberes acaparan merecidamente la atención.

 Yo propongo un recorrido precioso por el sur del país, por Valonia, donde podréis disfrutar de campos de un verde infinito, ciudades encantadoras, pueblos típicos y miles de actividades.


Esta es la octava vez que voy a Bélgica, país que conozco por completo, y en esta ocasión nos hemos centrado en Valonia, desde Bruselas al sur.

viernes, 4 de marzo de 2011

Escocia, Reino Unido

Del 19 al 30 de Junio 2010


Marta, Leo, Miriam, Eire, Joaquín, y Beli


Viernes 19


Por fín llega nuestro ansiado viaje a Escocia. Ansiado por que es nuestro primer viaje desde que nació la niña, y por que es nuestro primer viaje con ella, que tiene solo diez meses.


Nos reunimos en el aeropuerto de Madrid Barajas con Marta y Leo. Volamos que Easyjet, que a pesar de ser una compañía Low Cost, los billetes de baratos nada, 180 € por cabeza. A favor de la compañía hay que decir que no tuvimos ningún problema, a pesar que las malas críticas que habíamos leido en internet, ni retrasos ni nada. Aunque es cierto que es algo lioso lo de que los asientos no estén asignados, nosotros, al viajar con un bebé, embarcamos los primeros. Despues de tres horas de vuelo llegamos al aeropuerto de Edimburgo, donde nos esperaba un chico de Arnold Clark. Nos tenían preparado un Citroen Xsara Picasso, como le habíamos pedido, por que ibamos cargados con las cuatro maletas, la bolsa y el carro de Eire y nuestras cuatro mochilas. En el momento de meter los bártulos en el coche hubo un momento de tensión, no estabamos seguros de que fuera a entrar todo, pero el chico de la agencia nos quitó la bandeja y finalmente lo metimos todo sin problemas.

martes, 25 de enero de 2011

Habla por los codos... y me la como!!!

Cada niño es un mundo.
Esto yo lo repito mil veces por que resulta imposible de comparar uno con otro. Los niños de mis amigas, todos del mismo tiempo que mi niña, hacen puzles a la velocidad de la luz o montan y desmontan juguetes con una facilidad pasmosa. Mi hija no hace ni un puzle, pasa totalmente. Y cuando le hemos comprado un juguete desmontable, lo ha usado para subirse encima o peor aún, para sacarlo y meterlo de la bañera o del cesto de la ropa.
Pero mi hija habla por los codos.
Es increíble, de verdad, lo cuento muchas veces y todo el que me escucha me sonríe con cara indulgente como pensando "ay, estas madres, qué imaginación" (bueno, de echo esta es una frase literal de mi amigo Manuel).
Pero es que Eire de verdad, habla como una persona mayor.
A los 10 meses lo típico, decía papá y mamá, agua, bibe, pete, pan ... etc.
A los 12 gritaba emocionada ¡abuela!, perfectamente pronunciado. Y llamaba a Bo Ponja y Apicio cuando salían por la tele. Y se comía a besos a mi gato mientras le decía Misi atito bonito.
A los 14 meses se sabía todos los animales, y cuando digo todos, es todos. Ah, y se sabe qué ruido hace cada animal, excepto el koala y el canguro, por que yo tampoco lo tengo muy claro. Y además contaba hasta 10.
Ahora tiene 18 meses, y está en pleno apogeo. No es que repita todo. No. Es que tiene unas conversaciones que te deja con la boca abierta.
Canta todas las canciones del cantajuegos, se las sabe de memoria. Canta las canciones de la tele, la de Bob Esponja, Dora ... Se sabe los nombres de todos los niños de su clase, de sus profesoras, de todos los personajes de la tele y de los cuentos, de todos nuestros amigos... Asombroso, de verdad.
Cuando la recojo de la guarde me cuenta que ha cantado en inglés la canción de los Monkeys, que Iker ha llevado Aspitos y zumo, que ha comido garbanzos y pera y que ha leído el cuento de Besos, besos.
Llegamos a casa y me pide que le ponga fotos en la tele y se emociona llamando por su nombre a todo el que sale. !Abuela Juani! !Abuela Rosi! Prima Tania! Y a veces añade algún comentario gracioso como: prima Tania amiga mía, o abuelo Antonio le quiero mucho.
¿Es o no es para comérsela?
Nos explica que le duele la lengua por que se ha hecho pupa con los dientes, nos cuenta que le duele la tripa, que no le gusta llevar coletas, que ha perdido las horquillas...
Cuando la despierto por la mañana se despereza en la cuna y me dice: hola cariño, buenos días!!
Las educadoras de su guardería me dicen que no solo es que hable, es que además sabe lo que dice y razona perfectamente.
Y aunque algunas veces nos vuelve locos y no somos capaces de que esté callada en los sitios en los que hay que guardar silencio, estamos encantados con esta etapa, disfrutándola al máximo.

¿Hay algo en el mundo mejor que disfrutar de tus hijos?